Invertir en materias primas

Por materias primas entendemos toda aquella materia que se extrae de la naturaleza, generalmente poco transformada, y que puede llegar a convertirse en un bien de consumo. Además, las materias primas tienen un mercado de por sí, sin necesidad de convertirse en un bien de consumo acabado, y es precisamente este aspecto el que nos interesa desde el punto de vista de la inversión.
Oro, petróleo, barriles de brent, madera, algodón, trigo, cobre, zinc, gas natural, cacao, paladio… Todas ellas son materias primas al abasto de cualquier inversor, bienes que podemos comprar y vender cuando lo deseemos sin necesidad de poseerlos físicamente para aprovechar las fluctuaciones en su precio.
Ganar dinero haciendo trading o invirtiendo en materias primas acostumbra a ser complejo por el grado de especialización que se requiere. Generalmente son mercados bastante específicos que se mueven por su propia lógica y fuerzas motrices. Sin embargo, existen algunas excepciones.
Invertir en oro: el refugio por excelencia
Como hemos comentado unas líneas más arriba, el oro lleva siendo, durante milenios, la forma por excelencia de acumular riqueza y valor adquisitivo. Hasta no hace mucho, el dinero estaba respaldado por oro guardado en los bancos centrales, y era dicho oro lo que daba precisamente valor al dinero.
Invertir en oro, aún hoy en día, sigue siendo una de las formas favoritas de muchos inversores para proteger su dinero y diversificar sus activos. El dinero invertido en oro queda protegido de los vaivenes económicos, de las tensiones geopolíticas, de la inflación y la impresión ilimitada de dinero… Además, generalmente el oro mantiene una correlación negativa con el estado de salud de la economía: cuando llegan las crisis económicas el oro acostumbra a subir de valor.
Sin embargo, la inversión en oro podría plantear cierta problemática: ¿Cómo invertir en oro sin tener que guardar los lingotes de oro bajo la cama o gastar dinero en costes de custodia? Hoy en día existen soluciones muy sencillas y de bajo coste que te permiten invertir pequeñas cantidades de dinero en oro con seguridad y a coste sumamente bajo. En este artículo te contamos todos los detalles.
Petróleo: ¿Un momento histórico para invertir en él?
El petróleo es otra materia prima que puede ser de interés y muy lucrativa para el inversor, especialmente en estos momentos de la historia.
En términos generales encontramos 2 grandes vectores que establecen el precio del petróleo: Las tensiones geopolíticas y la simple ley de oferta y demanda.
En primer lugar el precio del petróleo depende directamente de las decisiones, tensiones y acuerdos a los que llegan los grandes productores de petróleo del mundo, entre ellos o mediante la OPEP (la Organización de Países Exportadores de Petróleo).
En segundo lugar, el precio del petróleo también se encuentra sujeto a la demanda mundial de dicha materia prima. Cuando cae la demanda, cae también el precio del barril de brent.
En la reciente crisis causada por la pandemia de coronavirus vimos cómo el precio del petróleo se desplomaba a mínimos nunca vistos (sus futuros llegaron a cotizar en negativo). El mundo entero se encontraba confinado, por lo que la demanda de los combustibles derivados del petróleo era mínima.
Actualmente el precio del barril de brent aún se encuentra lejos de recuperar el precio precoronavirus. Y dicha situación crea una oportunidad sin igual para invertir en petróleo Invertir en petróleo.
Es evidente que tarde o temprano el mundo volverá a su normalidad, probablemente con la aparición de las primeras vacunas efectivas contra el COVID-19. Cuando esto ocurra es previsible que tanto la demanda como el precio del petróleo vuelvan a su normalidad.
Si quieres indagar más en esta tesis y descubrir cómo invertir en petróleo tienes a tu disposición este detallado artículo.